Entrevista con el presidente de Viratec, Iván José Vicente García

Me gustaría comenzar destacando que dentro de Viratec se encuentran las empresas que van a ser capaces de desarrollar e implantar las soluciones ambientales necesarias para los desafíos a los que se enfrenta el tejido industrial, y poder así cumplir con los requisitos normativos y los objetivos alrededor de la transición climática.

También hay que apuntar que Viratec aglutina a las universidades gallegas y a los centros de conocimiento que están centrando sus esfuerzos en investigar para avanzar en el conocimiento en materia ambiental y de circularidad. Estamos orgullosos de esta integración del ámbito de la empresa y del conocimiento, que es esencial para lograr objetivos comunes y facilitar el camino a través del trabajo conjunto.

En esta corta andadura, de apenas tres años, el clúster ha establecido contacto con todos los actores públicos con vinculación directa e indirecta con el sector ambiental, y rápidamente desde la Administración se nos ha considerado como un ente fundamental para resolver los retos ambientales, ya que aportamos un valioso conocimiento en este campo. Incluso cuando nos reunimos con entidades que parecen no tener una relación tan directa con la circularidad y la sostenibilidad ambiental, encontramos puntos en común para poder apoyarnos mutuamente y crear relaciones de valor para ambas partes.

Nuestra intención es que estas relaciones se afiancen y continuar trabajando en común con anticipación, tanto en trabajos normativos como en actividades de divulgación ambiental. Además, nos gustaría contar con el apoyo de la administración para fortalecer el polo de conocimiento ambiental gallego, no solo a nivel nacional sino también internacional.

En los últimos tiempos, estamos asistiendo a un tsunami regulatorio en materia ambiental y de sostenibilidad. En el marco europeo, tenemos la taxonomía verde, propuestas relativas a la eficiencia energética, envases, pilas y baterías, etc.

En cuanto a residuos, en el contexto gallego se ha aprobado el Plan de Gestión de Residuos Industriales de Galicia 2023-2030 (Priga), que será la hoja de ruta para fomentar la prevención en la generación de residuos e impulsar su correcto tratamiento. También es destacable la normativa europea por la que todos los territorios de la UE deben garantizar la recogida separada de residuos orgánicos antes de que termine el año, lo que obliga a implantar el quinto contenedor, todo un reto en la cadena de valor del sistema de recogidas de residuos.

La Xunta ha aprobado recientemente la Ley de recursos naturales de Galicia, que establece una serie de mecanismos para que los frutos del aprovechamiento de los recursos naturales reviertan en Galicia y que incluirá tanto proyectos de energías renovables como la eólica terrestre y marina, como aquellos que hagan un uso intensivo del agua, las iniciativas mineras y las de biogás.

También se encuentra en tramitación la Ley del clima de Galicia, que previsiblemente se aprobará el próximo año, y que establece la meta de alcanzar la neutralidad climática en el año 2040.

Esta abundante legislación supone retos no solo para las empresas, sino también para los ayuntamientos, que se enfrentan a escenarios nuevos y tendrán que implementar importantes cambios próximamente.

En menos de tres años, hemos conseguido duplicar el número de asociados, cerrando este 2023 con más de 80 entidades que facturan más de 1000 millones de euros y dan empleo directo a más de 4000 personas. Como decía anteriormente, contamos con las tres universidades públicas gallegas, centros tecnológicos y un centro de apoyo a la innovación tecnológica, y esta unión de empresa y conocimiento nos ha permitido conseguir uno de los grandes logros de este año: el reconocimiento por parte del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo como Agrupación Empresarial Innovadora. Además, esto ha conllevado la adjudicación del primer proyecto en el marco de este programa de apoyo.

Es una satisfacción cada vez que los miembros del clúster son capaces de establecer sinergias y encontrar oportunidades de colaboración, que se plasman en actividad económica y conlleva crecimiento y creación de empleo, sabiendo además que todo esto se produce de forma que impacta positivamente en el medioambiente.

Finalmente, también quiero mencionar la incorporación este año de dos profesionales para reforzar el equipo humano de Viratec, generando así empleo de forma interna, y de cara a 2024, proyectamos crecimiento en este sentido.

Dentro de nuestras más de 80 entidades asociadas, las principales áreas que cubrimos en Viratec son aguas, residuos, energía y suelos, y de forma transversal, contamos con entidades expertas en ingeniería, consultoría e innovación aplicada a estas áreas.

Fruto de nuestro firme compromiso con el emprendimiento, nuestros principales proyectos están dedicados a acelerar y consolidar iniciativas ambientales y de circularidad que tengan capacidad de escalar y generar impacto. Llevamos tiempo trabajando en esta línea, ya que sabemos que desde Europa se están apoyando estas iniciativas, y somos conscientes de que las zonas industriales gallegas pueden ser referentes en economía circular, por lo que queremos potenciarlo y sacarle el mayor partido posible.

Sabiendo que Viratec es un agente esencial en las políticas de sostenibilidad y transición energética, nos hemos marcado el cometido de ayudar en la transferencia de este conocimiento y acercarlo a la industria. Así, trabajaremos en diferentes foros de innovación ambiental y jornadas que pongan el foco no solo a nivel gallego, sino también nacional e internacional, para visibilizar la existencia en nuestra comunidad de un importante polo ambiental y de desarrollo industrial sostenible.